Hilo rojo

Cuenta una leyenda que estamos atados a un hilo rojo que a veces se estira y a veces se enreda pero jamás se rompe, pero, ¿qué pasaría si fueran más de un hilo? ¿Qué pasaría si no fuese sólo rojo?

Y es que nunca hemos reparado en la posibilidad de que más hilos estuvieran atados a nuestros dedos: rojos, azules, morados, verdes, amarillos, cada uno con su tamaño y significado, cada uno con su historia.

Quizás el amor que pensamos era el de nuestra vida, en realidad se trataba de un hilo anaranjado que se estiró, se enredó y, al final, se rompió: ese hilo no era el rojo.

Quizás el destino esté en cada hilo, cada color es una prueba y cada prueba tiene un propósito, pues dejarnos una enseñanza, una experiencia, nos prepara poco a poco para llegar al hilo rojo.

Habrá hilos que al rasgarse romperán corazones, hilos que nos harán pedazos, pero también habrá hilos que nos darán felicidad; hilos que entre sabor amargo y dulce poco a poco nos construirán.

Los hilos, tal vez más, tal vez menos, estarán atados a los dedos; quizá nosotros estemos hechos de hilo, y por cada experiencia, cada situación, cada sentimiento, un hilo se rompa para que uno a uno, color a color, quede descubierto el hilo rojo, ese que está atado al corazón.

No me preocuparé si el hilo rojo llegará a tiempo, con retraso o adelanto, pues el placer de la vida está en vivir cada hilo, cada color, con sus rupturas y sus enredos, disfrutar del juego de cada fibra al viento, una diversión multicolor, para que, al final, con la mano en alto y triunfante sostengamos ese hilo rojo del corazón con algunos pedazos de hilos multicolor.

Todo esto fue una reflexión que tenía mientras estaba buscando en internet algún sitio de corte laser df.

El tren no espera

¿Cuántas palabras nos tragamos por pensar que no valen la pena?  ¿Cuántas conversaciones se quedan en nuestro pecho cuando ya es demasiado tarde? A veces, aún años después, repasamos en nuestra cabeza las pláticas en las que no dijimos todo lo que debíamos decir; todos los “te amo”, los “no te vayas”, se quedan como un recuerdo de algo que nunca pasó. Si tuviéramos a la persona delante de nosotros, ¿nos atreveríamos a cambiar el curso de nuestras palabras?

Veintisiete años después se encuentran en esa vieja estación de trenes con señales viales que apenas se ven. “Disculpe, señorita, ¿nos conocemos de algún lado?”.

Se conocían de todo, se guardaban secretos ingenuos y mortales. Se sabían que la cebolla cocida nunca, que los zapatos sucios no pasan de la puerta, que las manos limpias antes de sentirse, que las mordidas en el cuello son un buen ayuno, que las tarjetas de crédito cobran intereses y los veranos, recuerdos.

Sonrieron a un tiempo, se saludaron de mano y se pusieron al día en cinco minutos. Una vida en cinco minutos. Qué formas tenemos de faltarle el respeto al tiempo.

 

—Tanto tiempo, ¿qué ha sido de tu vida?

—Me casé.

–¿Con aquel tipo?

–Ramón.

–Afortunado.

–No me quejo, me trata bien. Es buen padre.

—¿De cuántos hijos?

—Dos. Varones ambos.

—¿Se parecen a ti?

—El mayor en los ojos, el menor en lo despistado.

—¿Pone el mismo gesto de incredulidad cuando le cuentan que es imposible criar a un panda como mascota?

—Sí, pero con los dinosaurios. ¿Y tú?, ¿regresaste?

—Una parte sólamente.

—¿Cómo así?

—Bromeaba. Nada. Aquí, sólo más viejo.

—El tiempo pasa. Te ves bien.

—Gracias.

—Ese es mi tren. Tengo que irme. Me dio gusto verte después de tanto… tiempo.

—Lo mismo digo.

Ambos se dan la mano al tiempo que buscan despedirse de beso. La torpeza los vuelve indecisos sin saber qué mejilla poner; y el beso se pospone, por otros veintisiete años tal vez. La mira alejarse entre la gente, con una cosquilla en el pecho que lo pone melancólico. Ella voltea un par de veces con ese gesto de incredulidad. Y el tren se va lento, lento, pero se va; mientras ambos, cada quien por su lado, acomodados en otro hemisferio, rememoran la conversación que acaban de tener.

 

—Tanto tiempo, ¿qué ha sido de tu vida?

—Esperarte.

—Nunca hubo otra.

—Eso dijiste aquella tarde que te fuiste para no volver. Te llevaste todo.

—En una maleta no cabe todo. Con sólo tu sonrisa hubiera pagado sobre-equipaje.

—Pues ésa te la llevaste, lo sabes.

—Te dejé las tardes de lluvia en que nos bañábamos con agua caliente después de llegar empapados.

—¿Y las posturas acrobáticas que nos inventamos en el baño para hacer el amor?

—Ésas nos las repartimos.

—La otra vez leí un libro que hablaba de las buenas costumbres y me acordé de lo poco que te gustaban.

—¿Y pusiste el mismo gesto de incredulidad que siempre ponías cuando te decía que es imposible criar a un panda como mascota?

—No, ése se extinguió hace años. ¿Y tú?, ¿regresaste?

—Una parte sólamente.

—¿Y la otra?

—Nunca se fue.

—Pues ya que estás aquí, búscala. Nunca se sabe.

—Ya decía yo que nos conocíamos de algún lado, señorita

—De todos lados, señor.

—De todos lados.

¿Tienes en puerta una fiesta en tu jardín? Aquí unas ideas para amenizarla a lo grande

Ha llegado la primavera y junto con ella el cambio de clima, los pajaritos cantan y la luna se levanta… y con ellos nuestro ánimo y ganas de disfrutar el sol y el viento en nuestra cara.

Y qué mejor que con una fiesta en nuestro jardín que, por cierto, necesitará una gran ayuda para ponerlo bello para esa fiesta que tienes planeada hacer.

Así que una vez que el jardinero ha hecho lo suyo, ahora te toca a ti llevar a ese lugar especial el olor de algo delicioso y por qué no, el pensar en las parrilladas para fiestas es una gran forma de celebrar cumpleaños, días especiales, vacaciones o tan simple como solo el placer de reunirte con tus familiares o amigos.

En esta planificación encontrarás ideas para las invitaciones a tu fiesta, las decoraciones y juegos. Así que, comencemos.

Planificación e invitaciones

¿Qué necesitas para la fiesta? Además de los suministros básicos tales como platos, servilletas, tazas, cubiertos, cubiertas de mesa, serpentinas, globos y una parrilla, considera comprar, alquilar o tomar prestado los siguientes artículos:

  • Juegos y actividades al aire libre
  • Pistolas de agua y otros juguetes acuáticos
  • Dulces temáticos
  • Un juego de sacos de papas
  • Una piñata
  • Repelente de insectos

Revisa qué más requieres porque de seguro ya comenzaste a lucubrar ideas.

Las invitaciones son un toque especial, ya que son creadas para una reunión o evento en particular y deben resultar atractivas. Aquí están algunas ideas de cómo hacer una invitación bajo cierta temática:

Para facilitarte la tarea qué mejor que usar la tecnología, así que si visitas el sitio de canva.com te dará muchas ideas y facilidades para crear tu invitación especial.

Diseña la tarjeta para que se parezca a la parrillada que tienes planeada preparar y puedes o bien imprimirlas para después repartirlas o enviarlas directamente por medio electrónico a tus invitados.

Alternativamente, puedes elegir invitaciones ya hechas, que se han personalizado para cierto evento.

Creo que la mejor decoración en una parrillada es justamente que el sol y la brisa estén presentes y con ellas, el aprovecharlas al máximo sería lo más inteligente.

Aquí hay algunas ideas de cómo establecer una idea temática:

  • Colgar un banner por encima de la entrada a la zona del partido que dice “Bienvenido a la parrillada del cumpleaños de [nombre del niño]!”
  • Cubre las mesas con un paño a cuadros rojo y blanco. Usa pañuelos rojos como servilletas.
  • Utiliza una olla de flores como la mesa de centro.
  • Cuelga pequeñas luces brillantes en los árboles o en las barandas de la reja.
  • Llena de globos rojos y blancos con helio y átalos juntos en grupos de cinco.
  • En días realmente calurosos, coloca un paracaídas o sombrillas de playa para proporcionar un poco de sombra.
  • Coloca recipientes de reciclaje separados para papel y plástico (para incluir artículos de vidrio / plástico / aluminio) cerca de las mesas de comida.
  • Colgar una piñata en el área del partido que se pueda utilizar como decoración antes de que comience la actividad.

En sí, la idea es pasar una tarde divertida y disfrutar a lo máximo del aire libre.

Veranos

El verano es una estación del año esperada y anticipada por muchas personas en todo el mundo, especialmente los sectores jóvenes de las naciones, cuyas escuelas y universidades otorgan largos descansos a sus estudiantes, descansos que en muchas ocasiones y en muchos países pueden llegar a durar hasta 2 meses.

Para los adultos por supuesto que el asunto no es tan fácil y a medida que uno crece y se desarrolla profesionalmente, las vacaciones de verano quedan, en la mayoría de los casos, en la memoria, ya que en muchos establecimientos laborales modernos otorgan tres o cuatro días como máximo en verano, aunque muchos otros ni siquiera dan un día de descanso, por lo que los trabajadores deben conformarse con los días del fin de semana para hacer uso del verano.

En el caso de que un individuo quisiera tomar buenas vacaciones en la época del verano, es prácticamente imperativo tener un negocio propio sumamente exitoso como mínimo, para poder tomarse estos lujos.

Hemos también de decir que aunque el contar con un negocio exitoso nos dará los medios necesarios para tomar vacaciones largas en verano, el abandonar el negocio por tanto tiempo es como dejar un jardín a la merced del viento y de la lluvia, esperando que al regreso éste cuente con una simetría perfecta en todos sus sectores.

Así es como sucede  o como puede suceder cuando algún dueño de un buen negocio lo deja a la merced de las circunstancias y pensando que todo funcionará de maravilla. En realidad casi nunca es así.

Naturalmente, ningún director corporativo abandonará su negocio así, ya que cuenta siempre con alguna mano derecha quien se encargará de todo de una manera responsable, eficiente y puntual.

No obstante, he sabido de muchos casos donde suceden tremendos inconvenientes de distintos niveles, inconvenientes que pudieron haberse evitado al estar el dueño del negocio en sus oficinas operando con su equipo y dirigiendo personalmente las operaciones.

Inclusive, conozco el caso de un buen amigo mío, quien confiaba ciegamente en su mano derecha, a quien dejó en una ocasión por tres meses, ya que hizo un viaje a África, donde hizo un recorrido desde Egipto hasta Sudáfrica, pasando un mes entero en un barco en el río Nilo.

Durante todo este tiempo y debido a que África no es el continente con mejores comunicaciones, pocas veces pudo mi amigo estar en buen contacto con su oficina y con su mano derecha, con quien podía intercambiar mensajes solamente dos veces por semana, si es que tenía suerte.

Al regresar a México, mi amigo se dio cuenta de que la empresa estaba al borde de la quiebra y que el regreso a la normalidad se veía casi imposible, algo que eventualmente terminó costándole su empresa.

Sin embargo, mi amigo aprendió de sus  errores y hoy es uno de los consultores más exitosos de Leasing México y tiene fuertes recomendaciones para sus clientes cuando de viajes se trata.

El arte de hacer tacos al pastor

En lo personal soy una fanática de los tacos, pero no me gusta cocinar… Me encanta comer, pero detesto la idea de preparar los alimentos y adoro la idea de ver una mesa llena de deliciosos platillos surtidos.

Creo que no soy la única y más como mujer, no es muy bien visto este fenómeno. Afortunadamente, tengo como pareja a una persona que adora la cocina y la disfruta al máximo, así que somos en ese sentido la pareja perfecta.

Entre las cosas que he aprendido con mi pareja es a disfrutar. Si bien no me gusta preparar los alimentos, ahora disfruto el hecho de ver su evolución en la cocina.

Por ejemplo, como amante de los tacos, me llevó a una famosa taquería donde preparan los tacos al pastor y dedicamos varias horas a ver el proceso de cocción de un trompo de tacos al pastor.

El proceso en general consiste en marinar finas rodajas de hombro de cerdo, en una mezcla de chiles aromáticos de color rojo brillante con achiote.

Las rodajas se apilan sobre un pincho vertical, formando un trompo grande en forma de campana que se cubre con una cebolla y piña, todo este trompo gira lentamente delante de una parrilla vertical.

Si hay una razón que se asemeja a shawarma o doner kebab, es porque el concepto fue introducido por primera vez a México por inmigrantes libaneses.

A medida que el trompo gira, se cocina lentamente, la grasa del hombro de cerdo gotea y esas gotitas van bañando a su vez la superficie de la carne, hilándola con ese nuevo sabor y conforme se va cocinando se va poniendo crujiente.

A medida que cada capa exterior de carne se va cocinando, el hábil taquero va cortando una fina capa de la ese trompo de forma longitudinal con un cuchillo afilado, recibiéndola en una tortilla de maíz blanda antes de cubrirla con un poco de piña tostada, salsa, cilantro y cebolla.

Es algo realmente glorioso. Recibes entonces unos tacos al pastor con una carne jugosa y crujiente, con un sabor de chile profundo templado por la piña dulce asada.

En realidad no se siente mucho ese sabor ahumado, ya que el fuego es por lo general un fuego de gas simple, pero se obtiene un poco de ese sabor.

Aquellos que somos amantes de este delicioso sabor y además nos gusta la carne un poco más crujiente, el taquero coloca ese trozo recién cortado y le da ese toque extra en la plancha después de que ha sido cortado en rodajas.

Los resultados son casi como tener un tocino crujiente, es un sabor suculento para el paladar y los sentidos.

Observando a detalle el proceso, mi pareja se ha propuesto aprender este fino arte de hacer tacos al pastor, al menos para esos días de antojo y más porque le resulta todo un reto.

Así que para ir practicando, contratamos un servicio de tacos al pastor para fiestas, ya que teníamos un evento próximo; el objetivo era observar todos los movimientos a la hora de preparar un trompo, y por supuesto, no quitó la vista de todos los movimientos que nuestros ilustres amigos hacían para montar todo lo necesario para cocinar dicho trompo.

Existen muchas recetas de marinado en Internet, así que ese no era el problema, la idea era vivir más de cerca el montaje de todos los artilugios para cocinar el trompo.

En mi caso, después de observar de reojo todo lo que se necesita para llegar a comer este delicioso platillo, sigo abogando por mejor visitar a los expertos taqueros en su local o contratarlos para los eventos.

Sigo renuente a cocinar y mi pareja en aprender. Así las cosas, lo bueno es que al final coincidimos… disfrutar de dicho platillo que sabe delicioso.

Viaja con tu bebé sin padecer en el intento

La llegada de un bebé supone grandes cambios en la dinámica de toda la familia. Esto causa, entre otras cosas, que algunas actividades preferidas por los padres y hermanos mayores, para divertirse y tener un rato de esparcimiento, se lleven a cabo con menos frecuencia o incluso queden en suspenso por un tiempo.

Lo anterior es normal y necesario hasta cierto punto. Se acaban las salidas al cine, las cenas, o las fiestas en los departamentos en la Condesa. Es verdad que se requieren ajustes antes de implementar las nuevas rutinas del bebé, pero una vez que el periodo de adaptación va concluyendo, generalmente al cabo del segundo mes, también es necesario y sano el que toda la familia se conceda momentos de diversión y descanso.

Viajar es una de las actividades recreativas que parecen imposibles, o sumamente complicadas, con un bebé de meses. Sin embargo, con las comodidades y servicios que existen hoy en día, la aventura puede ser mucho más sencilla y agradable.

También hay que tener en cuenta que a veces viajar con el bebé es una necesidad. Hoy en día no es raro que las familias se encuentren dispersas por todo el país e incluso por distintos lugares del mundo. Si llevar a tu bebé a conocer a los abuelos o tíos implica un viaje trasatlántico, es bueno que te vayas preparando para organizar el viaje y vivirlo como una experiencia agradable y hasta como una forma de relajarte y escapar de la rutina.

Los padres podemos tener muchas dudas al planear el primer viaje con nuestro bebé. ¿No es muy pequeño? ¿Qué cosas llevar? ¿Y si se enferma? Cada caso es único y tratándose de cuestiones como la salud, siempre es recomendable consultar con el pediatra, antes de emprender cualquier nueva aventura con nuestro hijo. Sin embargo, los siguientes consejos pueden orientarte.

¿A partir de qué edad puede viajar?

Tratándose de viajes por avión, la mayoría de las aerolíneas recomienda esperar a que el bebé sea mayor de dos meses. Esto es porque durante las primeras semanas de vida sus defensas apenas están desarrollándose y permanecer en un ambiente donde pueden concentrarse tantos microorganismos, como una cabina, puede ser un tanto arriesgado. A menos que sea una emergencia, se desaconseja viajar con el bebé durante las primeras dos semanas de vida.

Dos meses también es una buena edad para los primeros viajes en coche o autobús. Recuerda que si el viaje es en tu auto, debes instalar los accesorios de seguridad necesarios y si es en autobús, conviene que te informes con la línea para conocer las medidas y disposiciones de seguridad al viajar con bebés.

¿Qué documentación necesito?

Para viajes nacionales, por lo general es suficiente con las identificaciones de los padres y el acta de nacimiento del bebé. Cuando el menor no viaja con ambos padres o va en compañía de otro familiar adulto, se requiere un permiso especial. Si el viaje es al extranjero, el bebé requiere la misma documentación que un adulto (pasaporte y visado, de ser el caso). El permiso también se requiere, en caso de que sólo uno de los padres viaje con el bebé.

¿Qué debo llevar?

La idea de simplificar el equipaje, que normalmente nos guía en nuestros viajes como adultos, también aplica para viajar con el bebé. No hay que llevar media casa a cuestas para que nuestro pequeño cuente con todo lo necesario durante el traslado. Si viajas en avión, es aún más importante que aprendas a moderarte, porque si la pañalera es muy voluminosa, la aerolínea podría considerarla como la pieza de equipaje autorizada y hacerte cargos adicionales si llevas otra cosa. Tratándose de artículos como leche en polvo, pañales o toallitas húmedas, lleva únicamente lo necesario, según la duración del vuelo. Tampoco necesitas toda su ropa de cama para mantenerlo calientito y cómodo; basta con vestirlo con ropa fresca y holgada, y llevar una cobija de cashmere para cuando haga frío.

Febrero, el mes para viajar

Los viajeros asiduos dirán que cualquier temporada es perfecta para dejar la familiaridad del lugar de origen o salir de la zona de confort y aventurarse a lo desconocido.

Por su parte, quienes tienen horarios de trabajo menos flexibles, deben adaptarse a fechas más convencionales, como las vacaciones de Navidad, Semana Santa o verano.

Y, por supuesto, también está el factor económico, que orilla a viajar en función de los descuentos y ofertas.

Pero más allá de las preferencias o de las situaciones particulares, el hecho es que hay meses en los que diversos factores convergen y hacen que viajar realmente sea mucho más fácil y accesible.

Uno de ellos es febrero, que no sólo debe considerarse como el “mes del amor”, sino el mes que reúne condiciones muy cercanas a la perfección en cuanto al clima, la disponibilidad y los precios, en muchos lugares del mundo.

Veámoslo con mayor detalle:

Clima

En algunas regiones del hemisferio norte se viven las etapas más duras del invierno; sin embargo, conforme descendemos hacia el Ecuador, las temperaturas se vuelven más amables e incluso cálidas, como sucede en buena parte de la república mexicana. Esto hace de febrero el mes ideal para visitar regiones costeras, pues no se padecerá un calor exhaustivo pero sí se podrán tener unos días de descanso del frío, que todavía prevalece en algunas ciudades.

Si el destino preferido está en el hemisferio sur, febrero también es un buen mes para visitarlo, pues ahí se vive el final del verano. De nueva cuenta, esto nos deja con climas menos extremos y mucho más propicios para pasarla bien con cualquier actividad.

Disponibilidad

Una de las razones por las que muchas personas evitan viajar a fin de año es porque al ser una temporada vacacional en muchas regiones del mundo, el número de viajeros es mucho mayor que en otras épocas. Alojamientos, estaciones, medios de transporte, atractivos turísticos… todo estará atestado y las posibilidades de pasar unos días de relajación y descanso se evaporan.

Este fenómeno también explica que los meses posteriores a las fiestas de navidad y año nuevo sean los mejores para viajar sin riesgo de encontrarse con multitudes o, peor aún, de quedarse sin lugar en el hotel o el vuelo.

Febrero es un mes con alta disponibilidad en hoteles, hostales y otro tipo de alojamientos, así como en los vuelos Interjet, VivaAerobus, Volaris o de la línea económica que prefieras. Las personas que viajaron en Navidad tardarán algún tiempo en planear otra aventura, pues hay que recuperarse de los gastos. Otra parte de la población estará esperando la llegada de la primavera o incluso Semana Santa, para hacer el primer viaje del año. Febrero, por tanto, es la oportunidad para quienes han ahorrado y pueden organizar su tiempo, sin depender de las festividades oficiales.

Precios

La industria turística funciona conforme a la ley de la oferta y la demanda. Cuando hay más solicitudes de vuelos y reservaciones, los precios tienden a elevarse, mientras que al disminuir el flujo de viajeros, se registra un mayor número de ofertas y promociones.

Febrero es un mes de baja demanda por los factores que anteriormente mencionamos; las vacaciones de navidad todavía están recientes y quienes las aprovecharon aún se recuperan de los gastos, y el próximo periodo vacacional, el de Semana Santa, todavía está lejos.

Así que, ya lo sabes; de ahora en adelante, febrero puede ser el mes del amor… por los viajes.

Viajes inolvidables

Lo que todas las personas piensan en el momento de viajar es que tengan algo inigualable, que las experiencias que comparten con las personas allegadas jamas se les olvide ese viaje, lo mas importante que esperan es que puedan repertir todo eso en algun futuro, gracias a las experiencias que ofrece aquel lugar al cual visistaste en ese momento, es por eso que los hoteles, restaurantes, aerolineas son los que complenetan toda esta experiencia, asi que deben hacn un excelente trabajo para que los turistas quieran regresar a tal destino.

En esto blog hablaremos por los dos bandos, ya sea del lado del consumidor al igual nos pondremos en los zapatos de todas aquellos que ofrecen algun servicio turistico, explicaremos porque los precios suben y bajan en cualquier servicio turistico, ya que muchas personas sabemos que mucho influyen las vacaciones, el clima, sobre todo el valor del dolar, pero tambien existen otros factores que influyen en el alsa y baja de los precios, que te estaremos platiando por aqui, entre muchas otras cosas del lado del provedor que todo consumidor debe conocer, pero tambien te hablaremos de todos los lugares turisticos que puedes visitar y aun no conoces, ya que México es enriquecedor en muchos factores, nos gustaria compartirlo con todos ustedes para que tengan experiencias inigualables que nunga olvidaras. Tambien te compartiremos todas nuestras experiencias que hemos tenido en todos los lugares de nuestro hermoso pais, aunque muchas son buenas, tambien te hablaremos de las malas experiencias que hemos tenido que te ayudaremos a como evitarlas para no salir perjudicado.

Debes estar al pendiente de este sitio si es que saldras de viaje en temporadas proximas, aprenderas muchisimas cosas, que te ayudaran a visualizar de una forma diferente tu proxima aventura, sobre todo a ahorrar y pasartela bien en tu destino deseado.