El Verdadero Yo

Desde hace algún  tiempo, había estado buscando unos vuelos baratos para ir a un evento que toda mi vida he intentado llegar, sin embargo jamás encontré ningunos que se adaptaran  a mi presupuesto. Sin embargo, mi hermana en el primer momento que busco tan solo el día de ayer encontró un boleto para ella y lo compro.

Poco tiempo después llego a decirnos sobre su búsqueda y su compra, algo que en tiempos pasados me hubiera causado mucho enojo y probablemente habría causado un broto de irritación mayúscula,  sin embargo esto no lo fue así, y fue aquí cuando verdaderamente me di cuenta que por fin había conseguido esa evolución de pensamiento y de espíritu que necesitaba y que tanto he buscado.

Nada  sucedió de la nada, sino que todo fue un intenso proceso evolutivo que tomo tiempo en tomar forma, mediante la comprensión de dogmas indirectos  que un buen día me llevaron a formar una poderosa conclusión que me cambio la visión del mundo en 180 grados y de la naturaleza de las situaciones que nos acontecen.

Muchas veces, suele suceder a algunas personas –yo era una de ellas –  que al enfrentar situación verdaderamente adversas, mismas que suelen parecer injustas y extrañas, se pueda pensar que el mundo o algo se encuentra en contra nuestra, cuando en realidad no lo es así.

Este tipo de enfados y caprichos internos, muchas veces dirigidos ante el poder supremo, no son nada más que una interpretación errónea del plan existencial de la vida y especialmente un error de interpretación del ser.

Este tipo de actitudes, aunque a muchas personas puedan sonar extrañas, no lo será así  para muchas otras que hayan sentido alguna vez en su vida que el mundo entero esta en su contra o que hay fuerzas energéticas negativas que buscan su incesantemente su destrucción, algo que es completamente falso.

Este tipo de pensamiento no solo es erróneo sino que lleva a las personas a tomar cada vez peores decisiones y a hundirse mas en su situación que parece cada vez mas real con cada nuevo acontecimiento reafirmando sus teorías, algo que todo cambia cuando se entiende verdaderamente la esencia de la vida y el espíritu.

La realidad de las cosas es que a los seres humanos nos encanta pensar en nosotros mismos como un ente individual que merece, por el mismo concepto de individualidad, un trato distinto del destino, un destino que siempre nos ha de tratar bien. Sin embargo, la realidad –como yo la veo – es que todos los seres humanos llevamos una parte del creador en el alma y todos fuimos enviados a este mundo como una misión colectiva para llevar al mundo a la prosperidad. Por esta razón, el YO no existe ya que todos somos parte de una misma encomienda, aunque cada encomienda requiere de ciertas situaciones para poder alcanzar su verdadero potencial.