Nuestro mejor esfuerzo

La firma empresarial para la cual trabajo, hace más de un año nos pidió al personal de relaciones públicas y a la gerencia general que uniéramos esfuerzos para que nos encargáramos de llevar a cabo una convivencia motivacional ya que la compañía deseaba implementar nuevas tecnologías e implementará nuevas herramientas por lo tanto el personal debía recibir la motivación para renovarse, de manera que recibimos la orden especifica de convocar a todas las empresas  asociadas que forman parte de la sociedad por lo que esta reunión debía ser dirigida específicamente para los todos empleados y trabajadores, es preciso mencionar que nos dieron carta abierta para realizarla.

 

Primero creímos que era conveniente hacer una lluvia de ideas buscando actividades que sirvieran de distracción y entretenimiento así mismo decidimos contratar el servicio de un artista que le diera relevancia al momento, por ultimo reservamos fecha con la anticipación necesaria en una hacienda a las afueras de la cuidad en este lugar nos ofrecieron los servicios de una cena formal cosa que consideramos apropiada para la ocasión. Ya todo estaba perfectamente resuelto solo faltaba hacer llegar las invitaciones a todo el personal y este detalle no tuvo ningún inconveniente.

El día del evento sorpresivamente para nosotros los organizadores la gente comenzó a llegar con dos horas de retraso esto debido a la lejanía del lugar además que ninguno pensó en incluir un croquis de señalización; no asistió ni la mitad del personal que habíamos previsto pues tampoco se nos ocurrió pensar en los que no cuentan con un medio de transporte propio y mucho menos pensamos que el horario en el que citamos no era el más adecuado para que se desplazaran de regreso de manera segura. Lo peor fue cuando el jefe de personal se encargó de dar la charla motivacional a los empleados pues ellos comenzaron a sentirse incomodos, atacados y también aburridos por lo que muchos ni siquiera terminaron de escuchar su garrafal discurso el cual de motivación no contenía nada y se retiraron disculpándose por la gran distancia que debían recorrer y este pretexto era muy conveniente y convincente, por otra parte los pocos que sobrevivieron al aburrido sermón al menos pasaron un rato agradable con el espectáculo del artista invitado.

Pero lamentablemente este evento no cumplió con las expectativas y por supuesto que era obvio no alcanzamos el objetivo principal que se nos encomendó por lo tanto esto se ha interpretado como un día de tiempo perdido pues de hecho algunos empleados al salir del lugar o al día siguiente hicieron comentarios como: estuvo un poco divertido pero no entendí que intentaron conseguir con el sermón del jefe; esto en el mejor de los casos, puesto que otros expresaron que para ellos solo fue tiempo perdido y nada más.

En un principio estuvimos a nada de que nos despidieran por tal desatino y por lógica lo menos que recibimos fue un tremendo sermón y este estuvo mucho peor que el que nuestros compañeros recibieron ya que los directivos nos confiaron un proyecto y no cumplimos además nos reclamaron que en ningún momento nos limitaron el presupuesto como para no poder contratar los servicios de una empresa organizadora de eventos para tal finalidad. Lo único que nos salvó de ser despedidos es que cada uno en su área es muy bueno desempeñando su labor.

Asombrosa e increíblemente nos acaban de notificar los ejecutivos que este año nuevamente  llevaran a cabo la convivencia y que estaremos a cargo del proyecto otra vez, pero ahora sí todos los involucrados estamos de acuerdo en que dejaremos esto en las manos indicadas de los expertos. Y como bien dicen por ahí que nadie experimenta en cabeza ajena por eso te comparto esta experiencia deseando te sirva de mucha ayuda.